GRADO 8 LOS INDIGENAS EN COLOMBIA

LOS INDIGENAS COLOMBIANOS: MUCHOS DERECHOS Y CRUDAS REALIDADES
En Colombia habitan 80 grupos étnicos. Su diversidad cultural se refleja en la existencia de más de 64 idiomas y unas 300 formas dialectales. Según un estudio del Departamento Nacional de Estadística, realizado luego del Censo de 1993 y con ajustes a 1997, la población indígena asciende a 701.860 personas que tienen presencia en 32 departamentos del país, especialmente en aquellos de selva tropical húmeda. Sus procesos de organización y lucha, aunque datan de la época de la conquista, han tomado mayor fuerza y coherencia en los últimos veinte años en los que se han consolidado organizaciones de diverso orden con fines reivindicativos y de autogestión bajo los principios unidad, tierra, cultura y autonomía. (*)
La Constitución de 1991, elaborada por la Asamblea Nacional Constituyente y en la cual los indígenas cumplieron un papel protagónico, reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la nación colombiana. Consagra para estas comunidades derechos étnicos, culturales, territoriales, de autonomía y participación como: la igualdad y dignidad de todas las culturas como fundamento de la identidad nacional; las diferentes lenguas que se hablan en nuestro país como lenguas oficiales en sus territorios; la educación bilingüe e intercultural para los grupos étnicos y la doble nacionalidad para los pueblos indígenas que viven en zonas de frontera. Se abrió así el camino para la participación activa de los indígenas en la vida política del país, marcando una nueva etapa de su gesta reivindicativa. Mediante el voto popular, han logrado su elección al Congreso de la República, asambleas departamentales, alcaldías y a un sinnúmero de concejos municipales en distintas regiones del país.
No obstante, este marco de derechos formales dista mucho de ser una realidad para las comunidades en lo que a calidad de vida se refiere. Persisten en ellas graves problemas como la usurpación de sus territorios por colonos, terratenientes y narcotraficantes; la falta de buena calidad de las tierras; el no cubrimiento de necesidades básicas como salud, educación, alimento y vivienda; que sumados a la agresión física y cultural permanente ejercida por las instituciones del Estado, la iglesia y las misiones religiosas internacionales, colonos, terratenientes, narcotraficantes, paramilitares, guerrilleros y ejército, amenazan la sobrevivencia de estos grupos y convierte sus territorios en zonas de guerra y de conflicto.
Pese al reconocimiento de la multietnicidad, Colombia es un país que registra los mayores índices de pobreza en comunidades negras e indígenas. Sin embargo, no existe la conciencia de que esto constituye un hecho de discriminación racial porque, como dice el líder afrocolombiano, Juan de Dios Mosquera, la discriminación racial entre los colombianos tiene una forma concreta, objetiva, y otra ideológica, subjetiva. La primera la practican el Estado y las clases dirigentes al mantener, desde la abolición de la esclavitud hasta hoy, a las comunidades negras e indígenas en condiciones de aislamiento territorial, atraso y desigualdad de oportunidades en todos los niveles, dentro de la sociedad, en síntesis, en condiciones de exclusión. La segunda, cuando en la conciencia social de los colombianos persiste el prejuicio racista, el racismo verbal contra negros e indígenas, demostrable en estereotipos y expresiones lingüísticas que denigran e inferiorizan su igualdad y dignidad humana.

TERRITORIO MOKANA SU HISTORIA Y DELIMITACION EN EL DEPARTAMENTO DEL ATLANTICO

Por Clemente Mendoza Castro
Secretario de Fortalecimiento étnico Mokaná del Departamento del Atlántico



INTRODUCCION
El documento reseña brevemente generalidades acerca de la cosmovisión que tenían los indígenas Mokaná de Tubará de su territorio en el periodo prehispánico, colonial y aun republicano. Igualmente una interpretación relacionada con la historia del territorio Mokaná desde el siglo XVII a los inicios del XXI, donde se detalla la relimitación actual.

De la misma manera un recorrido por el tiempo que va desde la creación del resguardo indígena Mokaná, pasando por su topología, sus elementos básicos que lo acredita, su organización hasta las causas que conllevó a su disolución a finales del siglo XIX. El documento reseña sus fundamentos en base a fuente bibliografica de alta credibilidad y en documentos de archivos.


Considero que el comentario o análisis de la actual situación del cabildo mokaná compete al señor Gobernador que desde su reorganización hasta hoy ha sido protagonista y con responsabilidad viene asumiendo su liderazgo no solo en Tubará sino en el territorio de los pueblos Mokaná del Departamento del Atlántico.


1. COMPRESION DE TERRITORIO EN LA COSMOVISION INDIGENA MOKANA

Las comunidades indígenas colombiana igual que otras en el contexto latinoamericano tienen una comprensión de su territorio bajo un enfoque desde su propia cosmovisión ancestral, producto de su herencia cosmogónica que por generación ha hecho parte de su patrimonio cultural que los identifica.

Para el caso de los mokaná del periodo prehispánico esta concepción del mundo de comprender el significado espiritual y sagrado de su territorio estuvo presente en su conciencia y acciones hacia la conservación y valoración de su territorio ancestral, como la tuvieron los Tairona, Chibchas o Arawak en el pasado, o como la tienen en la actualidad los grupos étnicos indígenas que habitan la sierra nevada de santa marta, los actuales Wayúu, Emberas o los de la Amazonia Colombiana.

Para comprender el concepto o cosmovisión que se tiene de territorio hay que recurrir al mito ancestral; en ese sentido es valido afirmar que “el territorio tradicional que ancestralmente pertenece al ámbito de sus actividades y que no requiere necesariamente titulo escrito para gozar de protección jurídica.” (Pag 46 en Emberàs, Territorio y Biodiversidad, Hernández Camilo).

Para el indígena Arhuaco, Rubiel Zalabata especializado en lengua americana y étnolenguista de la Universidad de los Andes, considera el “territorio indígena como campo espiritual donde se construye el pensamiento y se dinamiza la cultura” (en Charla sobre la cosmogonía Arhuaca, Pueblo Bello julio 2.000), porque todo territorio ancestral y la biodiversidad que hay en él es sagrada, se relaciona con el conocimiento, se habita con respeto, considerándolo inalienable, no
enajenable a la luz de la cultura civilizada, la tierra es madre porque da vida a humanos y a otros seres de la naturaleza, de ahí el alto sentido ecológico y ambiental que se tiene con los ecosistemas.

Este concepto o comprensión estuvo presente en el pensamiento indígena mokana de Tubará y no escapo a su conciencia y mentalidad, tanto en el periodo prehispánico colonial y aun perdura en conciente e imaginario de sus actuales descendientes contemporáneos que habitan aun parte de su territorio ancestral.

Desde la mirada antigua del territorio, éste parte de los mitos de origen que se convierten en orientadores de las vidas de los indígenas de acuerdo con el contexto histórico, social y económico en el que se desenvuelven.

Lo que siempre esta presente es la vida de la gente, de los animales, de las plantas, de los árboles, de los ríos, montañas , todo lo que existe en el territorio tiene vida y se mueve en una dinámica permanente entre los diferentes mundos que manejan los pueblos indígenas” (Grupo semilla), entendido y comprendido como la madre tierra o madre naturaleza ,el territorio o la tierra es sagrada para el espíritu y sentimiento del indígena tanto en el pasado como en los tiempos moderno y contemporáneos.

2. HISTORIA DEL TERRITORIO MOKANA DE TUBARA.

En la evolución de territorio Mokana que en la actualidad se asienta el municipio indígena de Tubará, las tierras de su entorno geográfico ambiental han pasado por unas transformaciones que históricamente tiene como punto de partida varios momentos.

Un primer momento, cuando la Corona Española mediante una orden de Real Cedula, su territorio fue dado en encomienda a Don Pedro de Heredia en 1.543, durante el periodo inicial de la colonia en el Norte de tierradentro, en el Nuevo Reino de Granada.

El segundo momento en la delimitación de su territorio u ordenamiento aconteció cuando fue erigido resguardo de indios mediante la ordenanza No 78 expedida por el Oidor visitador Jun de Villabona Zubiaurre en 1.611, siglo XVII.

El tercer momento se corresponde a su erección en Distrito Municipal mediante una Ley expedida por el gobierno Provincial de Cartagena de Indias en el Estado Soberano de Bolívar el 7 de Junio de 1.833 siglo XIX.

El cuarto momento en su delimitación territorial lo enmarca la expedición de la ordenanza departamental No 86 de 1.961, expedida por la Asamblea del Departamento del Atlántico en la sexta década del siglo XX, donde se definen los límites con los municipios de Puerto Colombia y Baranoa.
Cabe reseñar que “el Virrey Manuel Antonio Florez introduce la reorganización u ordenamiento político administrativo, crea el cargo de corregidor y juez mayor, suspende las capitanías asguerras que había creado el virrey Sebastián Eslava en Tierradentro, para poner fin al desorden que reinaba por aquella época en la demografía del Partido de Tierradentro.”1

1. Censo de 1.777 de García Turín Juan, en, José A. Blanco Barrios, Atlántico y Barranquilla en la época colonia, ediciones gobernación del Atlántico, 1.994


El ordenamiento territorial incluía parroquias, agregaciones y parcialidades en el entorno geográfico espacial del Partido de Tierradentro que era uno de los cinco corregimientos que integraba la gobernación de Cartagena de Indias.

El territorio de Tubará en ese orden político administrativo pertenencia a los llamados pueblos de indios con el nombre de San Joseph de Tubará, tenía como agregaciones las parcialidades de Yaguaro y Cipacua.

Durante el siglo XIX el territorio de los indígenas Mokaná de Tubará experimenta constante modificaciones dentro del ordenamiento político administrativo las cuales reseñamos a continuación:

En 1.812 formó parte del Cantón de Barranquilla en calidad de agregación

En 1.824 integró el segundo Cantón de Barranquilla en calidad de parroquia.

Por medio de la ordenanza No 10 del 1º de octubre de 1.852 asume la categoría de nuevo Distrito en el segundo Cantón de Barranquilla.

Con el ordenamiento político administrativo de la Provincia en circuitos Tubará perteneció al primer circuito con capital Barranquilla por medio de la ordenanza No 11 del 27 de octubre de 1.856.

Un año después por ley 13 de noviembre de 1.857, la Asamblea Constituyente del Estado Soberano de Bolívar dispuso dividir el territorio en cinco departamentos, Tubará es categorizado Distrito y perteneció a la provincia de Sabanilla en calidad de Distrito Municipal.

Posteriormente en 1.859 Tubará pasó a conformar la territorialidad de Soledad en calidad de agregación mediante el decreto del 30 de julio de 1.859 expedida por la gobernación de Cartagena.

Al año siguiente cuando el gobierno del Estado Soberano de Bolívar mediante la ley del 27 de enero de 1.860 divide el territorio en once provincias, la comunidad indígena de Tubará pasó a formar parte del Distrito agregado a Barranquilla, con tres concejales al crearse los cargos de gobernador, juez de Provincia, administrador de a Hacienda, notario público con circuito electoral

En 1.863 el Distrito de Tubará se le anexa el caserío de Boca de Caña, y las agregaciones de Ostión, Gavilán y Cibarco.

Seis años mas tarde por ley del 1º de noviembre de 1.869 perdió el caserío de Boca de Caña, conservó las agregaciones de Ostión y Cibarco.


En 1.872 el Distrito de Tubará solo conservó las agregaciones de Ostión y Gavilán, porque la ley 9 de mayo de 1.872 eliminó la agregación de Cibarco para anexarla a Baranoa.

Dos años depuse la ley 44 de 1.876, Tubará tenía en calidad de agregación a Guaimaral, Corral de san Luís, Cipacua y Camassjorhú.


En 1.886; el Distrito de Tubará contaba con las comunidades de Juan de Acosta, Saco, Corral de San Luis, La Chorrera y Todofierro, expedida por el decreto 312 del 4 de diciembre de 1.886 por el gobernador de Bolívar

Al finalizar el siglo XIX el Distrito de Tubará solo conservó las agregaciones de Chorrera, Corral de San Luis, Gavilán, Juan de Acosta, Saco, Ostión, Todofierro; se anexó Camassjorhú y perdió a Guaimaral; pero la ley 55 de 1.892 agregó un Distrito a la Provincia de Cartagena.

En esa secuencia de inestabilidad política administrativa durante el siglo XIX, el municipio indígena de Tubará conservó su territorialidad en su mayor parte, pero perdió parte de ella en el siglo XX.

La delimitación territorial de Tubará conserva aún parte de su antigua y colonial legado ancestral como lo reseña la escritura pública con tradición, expedida por la notaria primera de Barranquilla del 31 de diciembre de 1.886.

En el siglo XX define los límites actuales entre los municipios de Puerto Colombia Y Baranoa, mediante la ordenanza No 87 del 28 de diciembre de 1.961 emanada de la Asamblea Departamental del Atlántico.

2.1 DELIMITACION ACTUAL DEL TERRITORIO MOKANA

La delimitación territorial permite establecer cual es la extensión del territorio y linderos del municipio de Tubara.

La historia de la delimitación parte de la época prehispánica con los primeros lugares poblados por nuestros ancestros indígenas, con un dominio territorial que al momento del primer contacto indo hispánico en el proceso de la conquista Herediana en el territorio mokaná se extendía hasta las actuales tierras de los municipios de Puerto Colombia, Galapa, Baranoa y Juan de Acosta.

Su espacio geográfico sufre varias transformaciones en el transcurso de su desarrollo histórico hasta su actual delimitación territorial a principio del siglo XXI.

El municipio de Tubará tiene las siguientes delimitaciones. Al norte limita con el mar Caribe.; al noreste con los municipios de Puerto Colombia y Barranquilla; al este limita con Juan de Acosta y Baranoa; al sureste limita con el municipio de Galapa; al oeste limita con el mar caribe y al suroeste con el municipio de Juan de Acosta

El texto de la escritura pública No 1 del 31 de diciembre de 1.886, se deduce que Tubará en el contexto histórico a finales del siglo XIX era un poblado de indios.

¿Qué se infiere con referencia a los sitios que sirven para identificar la delimitación y linderos del municipio de Tubará?



En primera instancia los sitios que servían de marcación entre los terrenos de Tubará y los municipios colindantes eran propiedad privada de dueños o condueños, en la actualidad son propiedades de herederos descendientes de los primeros dueños, en otros casos los terrenos son de propiedad privada de personas naturales, pero mantienen desde el punto de vista de la legislación indígena su vigencia histórico-cultural ancestral, reconocido por la Constitución Nacional como ente territorial de origen indígena que data del régimen colonial.

¿Que permite deducir del manuscrito de la escritura publica con referencia a los diversos sitios reseñados como puntos de límites en los linderos?

Inicialmente se establece la limitación territorial del municipio. Desde el punto de vista geográfico ambiental señala el relieve, su geomorfología localización, extensión limítrofe con municipios circunvecinos, el cual describimos siguiendo los puntos cardinales.

De norte a este la demarcación limítrofe parte de la desembocadura del arroyo caracol que tributa sus aguas en épocas de lluviosidad en el mar, formando limite con el municipio de Puerto Colombia , hasta el árbol de dividivi de la cruz del carmen en el municipio de Galapa Atraviesa en su delimitación a loma Rizota al norte del municipio, loma Aguaviva en el suroeste de Puerto Colombia, toma la dirección oriental de la ciénaga El Salao que sirve de limite con el municipio de Barranquilla y Puerto Colombia, Galapa y Tubará.


De este a sur , la demarcación limítrofe parte del árbol de dividivi en los limites con el municipio de Galapa y atraviesa la carretera del algodón en el extremo noreste del municipio ; al este del corregimiento de Cuatro Bocas atraviesa el arroyo de Malemba el cual desemboca en la ciénaga Montañita en el municipio de Galapa; mas al sureste el municipio atraviesa el arroyo de San Luís , igual que el anterior desemboca en la ciénaga Montañita , en su travesía en línea recta toca la serranía de Guimaral, la Mojana, Santa Rosa, loma San Osa; atraviesa el camino que une a Tubará con Cibarco y termina la demarcación en el árbol Bongo de la Quinta en las serranías del corregimiento de Cibarco. El arroyo San Juan sirve de limite entre estos dos municipio.


De sur a oeste, la delimitación se proyecta desde el sur por las estribaciones de la loma de Morotillo atravesando el camino que une a Tubará con Juan de Acosta; continua bordeando el arroyo de Piedras demarcando limites entre los municipios de Tubará y Juan de Acosta, en su proyección en línea recta atraviesa al arroyo de Juan de Acosta hasta el mar en la desembocadura del arroyo Todofierro en los limites con el corregimiento de Santa Verónica.


De oeste al norte, la demarcación sigue toda la costa del mar, partiendo de la desembocadura del arroyo Todofierro hasta la desembocadura del arroyo Caracol en los límites con el municipio de Puerto Colombia.2





3. CREACRION DEL REGUARDO EN EL TERRITORIO MOKANA DE TUBARA

3.1. CONCEPTO DE RESGUARDO

El resguardo se define como " una institución legal y sociopolítica de carácter especial conformada por una o mas comunidades indígenas que con titulo de propiedad colectiva goza de garantías de propiedad, poseen un territorio y se rigen para el manejo de êste y su vida interna por una organización autónoma amparada por el fuero indígena y su sistema normativo propio”3



Esta institución socioeconómica instituida por la Corona Española " en una parcialidad indígenas,



Seguramente una antigua tribu o clan, que tiene o alega un derecho colectivo de propiedad sobre la tierra en que vive con sujeción a yustapuestas normas de procedencia aborigen, colonial y republicana" 4


El resguardo es " una institución aborigen porque está constituido sobre la masa humana de la parcialidad, de la tribu y de los clanes" 5. Lo anterior explica que los resguardos no podrán coexistir sino sobre la base preexistente del clan o la tribu sobre la tierra.


En consecuencia " la propiedad colectiva no significa siempre una explotación colectiva de la tierra. En el resguardo que lleva en su seno supervivencia de la época gentilicia, existe en la mayoría de los casos una bifurcación ostensible entre la titulación jurídica y la situación tecnica, porque al derecho colectivo de propiedad corresponde una explotación individual de la tierra" (p33)


En el caso particular de Tubará, existe solo representado en el cabildo con autonomía propia, pero no la propiedad colectiva de la tierra, sino como propiedad individual o familiar.


Sostiene Ost Cadequi " los resguardos indígenas inicialmente se designaron con el nombre de reducciones, porque fue necesario reducirlos para que vivieran en poblaciones. Mas tarde se les llamo corregimientos porque quedaron sometidos a la autoridad de un funcionario especial llamado corregidor de pueblos de indios".



Los resguardos son rezagos de las antiguas reducciones o corregimientos que lograron conservarse no obstante, la casi completa extinción de la raza indígena en la mayoría de las colonias españolas en América", lo cual en ese sentido “los resguardos de indios no excluye al de Tubará que es de origen colonial o antiguo en Colombia.








2. Arh Notaria Primera de Bquilla, Escritura Pública de Tubara, Bquilla Dic 31 1.886
3. Arango Raúl y Sánchez Enrique, Los pueblos indígenas de Colombia 1.997,pag 209
Edic, Dpto. Nal de planeacion 40 años Bogota D.C 1.998
4. Hernández Rodríguez Guillermo, De los Chibchas a la colonia y a la republica, pag 300
5. Ibíd., pag 301

2.2. CLASES DE RESGUADOS EN COLOMBIA.

Teniendo en cuanta las necesidades y el origen histórico, se clasifican en " resguardo colonial y republicano hasta 1.961, es decir, en resguardos antiguos y nuevos o posteriores a 1.961.

La génesis del resguardo indígena de Tubará y demás comunidades donde se implementó esta institución socioeconómica son de origen colonial o antiguos, lo que indica que " la institución jurídica del resguardo de tierras se originó en el periodo colonial en Tierradentro (hoy Departamento del Atlántico) en la segunda mitad del siglo XVI hacia 1.568" 6

3.3, ELEMENTOS BASICOS DE UN RESGUARDO

La conformación geopolítica de los resguardos lo determinan "un territorio delimitado, un titulo de propiedad comunitaria registrado, una o varias comunidades que se identifiquen así mimo como indígenas, y una organización interna que rija sus propias pautas culturales.7

Lo anterior caracterizó al resguardo indígena de Tubará y los que existieron en el periodo colonial.

Hoy el legado ancestral del territorio son propiedades privadas de particulares tubareños o de condueños, de personas o familias en municipios como Baranoa, Galapa, Malambo y Usiacuri.

Conforme a lo dispuesto en el articulo 63 y 329 de la constitución Política tienen el "carácter de inalienables, imprescriptibles e inembargables", criterio valido para los resguardos antiguos o coloniales como el de Tubara, Galapa, Baranoa Malambo y Usiacuri. Igualmente validos para los nuevos o constituidos por el INCORA (ley Agraria 135 de 1.961.

La argumentación "todos los aspectos de la política de protección para el gobierno de la población indígena quedaron plasmados en la institución del resguardo"8 por tanto los resguardos indígenas según la Ley 89 de noviembre de 1.890 tiene por finalidad esencial proteger y recuperar sus propiedades vernáculas. Su administración corresponde a los cabildos de las parcialidades indígenas (p 29).

Los propósitos y logros a largo plazo planificado por el cabildo indígena mayor de Tubará se manifiesta en el reconocimiento reciente otorfgardo por la ONIG, según RESOLUCIÓN No.002 DEL 1° DE JULIO DEL 2000 y del Ministerio del Interior, según Oficio de la DGAI No.2053 de 1.999.





6. Mendoza Castro Clemente, Evolución histórica del l Tubara, inédito sin publicar, pag 29 Bquilla 2.005
7. González Margarita, El resguardo en el Nuevo Reino de Granada
Ediciones La Carreta Santa fe de Bogota D.C 1.970






3.4. ORIGEN JURIDICO DEL RESGUARDO EN EL TERRITORIO MOKANA


¿Cual fue el origen jurídico de las tierras del resguardo indígena de Tierradentro y como surgió el de Tubará?


Partiendo del argumento "los resguardos no se explican sino sobre la preexistencia de una propiedad colectiva del clan o tribu sobre la tierra; la existencia de la propiedad comunal entre los indios "9. Se deduce que la organización de la colonia implica según Guillermo Hernández Rodríguez un orden jurídico en todo el ámbito del derecho público y privado y particularmente las tierras ancestrales.

Con ese criterio, la Corona española " hizo adjudicaciones de tierra a los indios a través de donaciones, repartimientos, composiciones y compras"(Hernández Pág. 30).

En el caso de Tubará la creación del resguardo se remonta a mediados de la tercera década del siglo XVI cuando en el Nuevo Reino de Granada se crearon los resguardos en todos los territorios de las gobernaciones.

El resguardo de Tubará, igual a los de Baranoa, Malambo, Galapa, Usiacuri o Paluato surgieron en la encomienda en el antiguo partido de Tierradentro con carácter social y comunal para trabajar la tierra.

La creación u otorgamiento de las tierras para el resguardo de indios de Tubará debió presentarse algún grado de dificultad para ubicar las tierras resguardadas, porque no toda la tierra ancestral estaba cultivada por los indígenas mokaná de Tubará con anterioridad a la presencia de la autoridad y legislación española en el proceso de colonización en Tierradentro.

Para especificar cuales debían ser las tierras de prioridad de los indios y cuales las otorgadas a españoles las autoridades encargaban de esta función debían resolver oportunamente y sin perjuicio para los indígenas mokaná de Tubará y de las otras comunidades.

Nuestros ancestros del periodo inicial de la colonización desconocían el sistema de alinderamiento o amojonamiento para definir la extensión de sus tierras, todas las consideraban heredadas y sin fronteras, legadas de generaciones pasadas, sostiene la historiadora Margarita González, criterio que no escapó a la comunidad indígena mokaná de Tubará, Baranoa, Galapa, Malabo, Usicacuri .Cipacua, Yaguaro o Paluato para la creación del resguardo.

Como era indispensable tanto para españoles como para las comunidades indígenas poseer un titulo de propiedad que sirviera de amparo a sus predios; la legislación española estableció no solo para Tubará, sino otras comunidades tres tipo de propiedades o tierras dentro del resguardo:

----------------
8.Op cit, pag 303
9.Op cit, pag 300



La “tierra para los indígenas o parcelas familiares, la tierra para particulares o colonos y la tierras para la Corona o tierras comunales”.

Explica Margarita González; bajo estos parámetros fueron otorgadas por medio de títulos que tenían la especificidad de no ser un bien comercial, las tierras del resguardo; tenían un significado diferente a la propiedad particular, es decir, las tierras resguardadas quedaron prohibidas para ser “arrendadas o vendidas por los indígenas y fueron asignadas para la explotación agrícola”, de ellas derivaban el sustento familiar y para el tributo.

El procedimiento jurídico para la organización del resguardo indígena de Tubará fue el mismo que se aplico a la creación de todos los resguardos en Tierradentro siguiendo la siguiente formalidad.

1º. La práctica de una visita por el Oidor (funcionario al servicio de Nuevo reino de Granada), donde elaboraba un listado o padrón de la población indígena, incluyendo la tributación o tasación que debían donar los indígenas en este caso al encomendero residenciado en Cartagena de Indias

2º. Se hacia especie de un trabajo de campo donde se observaba toda la extensión territorial de la encomienda ocupada por los indígenas tubareños para verificar la clase de sembrados que se cultivaba en la encomienda en la segunda mitad del siglo XVI.

3º. Recorrido por los linderos naturales de las tierras indígenas que decían ser suyas de tiempos inmemorables y que había herdado de sus antepasados precolombinos mokaná. Los funcionarios delegados para tal fin realizaban el trabajo de campo etnográfico para avalar la delimitacion territorial.

4º. El Oidor en compañía del escribano, el cacique de la parcialidad de Tubará e indígenas delegados por él y vecinos libres informaban durante el recorrido, detalles del modo de vida de la comunidad indígena de la encomienda y la extensión territorial.

5º. Terminado el peritaje dejaban al cacique copia de la visita, especie de titulo territorial.

6º Finalmente establecían en la encomienda el amojonamiento de las tierras que habían sido delimitadas para el resguardo indígena; de esa manera surgió dentro de la misma figura socioeconómica de la encomienda, una nueva, la del resguardo.

3.4. ORGANIZACIÓN DE LAS TIERRAS DEL RESGUARDO INDIGENA DE TUBARA

De acuerdo con la formalidad debió estar conformada por tierras para las parcelas de cada familia indígena de Tubará, por tierras extensas para la explotación colectiva o comunal de cultivos para el pago del tributo al encomendero y por tierras de pastos comunales destinadas para el criadero de ganado como los hatos que tuvo el encomendero Álvaro De Mendoza en Tubará.

Comparto las deducciones del profesor José A. Blanco cuando afirma “en la encomienda existía

un centro de dirección espiritual - administrativa en la iglesia doctrinara del resguardo de Tubara”, es decir, existió un funcionario encargado de recolectar el producto agrícola y tasar el


Tributo en poder del indígena mayordomo

En Tubará aun se conserva parte del muro de la ermita o capilla doctrinara construida por orden del fraile dominico Luís Beltrán y esta localizada dentro del cementerio municipal.*

No hay duda las encomiendas de Tierradentro “fueron agrícolas y requerían una extensión territorial para sembrar el producto con el cual satisfacer los indios su tributo” 10

Se deduce que en la encomienda de Tubará existían tierras para la siembra del tributo y subsistencia de la comunidad indígena, comprobada en las visitas de Oidores como la de Don Diego Narváez practicada en 1.574 para rebajar la tasa del tributo, y la de Don Antonio González practicada en 1.589 para rebajar la tasa de los indígenas tributarios en la encomienda de Tubará.

Los anterior significa que “coexistían en la encomienda tierras resguardadas considerándose como la institución socioeconómica del resguardo indígena de Tubará en el régimen de la encomienda” 11

Se convalida el planteamiento con la cita de José A Blanco al señalar que el Oidor visitador Juan de Villabona Zubiaure redacto en 1.611 las ordenanzas 77 y 78, esta ultima da testimonio “ con dichas rrozas , labranzas, crianzas y comunidades queden rresgaudadas todos los naturales en todas las tierras ocluidas en dicha legua, medida como dicho es, y en las demás que por tiempo hubieren menester, adelante siendo forzoso aunque sea fuera del dicho resguardo, porque en todas han de ser preferidos los indios sin que los dueños de las dichas estancias se los estorben ni impida aunque hayan comprado las tierras de ellos , y aunque las rrozas sementeras que en las dichas estancias se beneficiaran , están siempre apartadas de dicha legua de resguardo por todas parte” (Pág. 92)

La cita que hace José A Blanco de la Ordenanza 78 no solo testimonia como fue el modo de vida cotidiano y las actividades administrativas de los resguardos indígenas que caracterizo a las encomiendas de Tubará, Cipacua, Yaguaro, Paluato, Galapa, Usiacuri, Baranoa o Malambo, sino que es muy explícita cuando dice “queden los naturales resguardados en todas las tierras ynclusas en la dicha legua medida como dicho es, y en las demás que por tiempo hubiera menester ingresar adelante siendo forzoso aunque sea fuera de dicho rresguardo”

Pregunta José A Blanco ¿Cómo ubicar las tierras del resguardo de Tubara señaladas en la ordenanza 78 expedida por Oidor Don Juan de Villabona.?

¿Cómo localizar en la actual delimitacion territorial del resguardo indígena de Tubara, si la extensión del municipio es de 149km2, y la medida circunferencial del resguardo en el periodo colonial era equivalente a 4.2km2, es decir , a una vara castellana medida desde el atrio de la iglesia doctrinara?.


_____________________
10. Blanco B, José A Blanco, Tubara encomienda mayor de Tierradentro, pag 89,
Ediciones CAJA, colección investigaciones y memorias Pontificia Universidad
Javeriana Bogota D.C 1.995
11.Op cit pag 94



El citado investigador deduce “la extensión actual es el resultado de las tierras del resguardo de Cipacua anexado al de Tubará y que pudieron haberse anexado tierras que no fueron originalmente de los indios sino de propietarios libres o colonos

Queda demostrado que “los linderos oficiales del actual municipio de Tubará no siguen un trazo circunferencial como sucede con la forma territorial de los municipio de Galapa o Usiacuri 12

Comparto las deducciones del historiador José A Blanco por cuanto “el territorio resguardado estaba dado por una medida circunferencial de una legua castellana de radio, y la cabuya con la cual se media el área de cien varas castellanas de largo se iniciaba en la puerta principal de la iglesia doctrinera del pueblo de Tubará localizada en el barrio la Ermita dentro del cementerio municipal.

En el caso de Tubará, todos los cultivos quedaban dentro de las medidas que correspondían a las tierras resguardadas, donde debió existir una parcela por cada familia que habitaba la parcialidad, lo que explica la existencia de las terrazas agrícolas localizadas en el cerro El Llano y que en el actual barrio Yaguaro al suroccidente de la población urbana.


4. DISOLUCION DEL RESGUARDO INDIGENA en el territorio mokana de Tubará

4.1. Causas de la disolución

Una de las causas que llevó a la disolución del resguardo indígena de Tubará estuvo condicionada por intereses de la clase capitalista industrial, comercial y agropecuaria de la Provincia de Barranquilla que empezó a gestar un pequeño grupo de la èlite aristocrática de la progresista urbe de la Arenosa a mediados de la década de los años 70 del siglo XIX.

El proceso de la disolución del resguardo indígena de Tubará se dio progresiva y sistemáticamente. Se inició con la presentación de una petición o propuesta planteada por la clase política del gobierno del Estado Soberano de Bolívar al cuerpo de legisladores de Cartagena de Indias.

El documento presentado calendado el 18 de agosto de 1.878, (Diario de Bolívar) inicialmente describe una visión general de la situación socioeconómica dando cuenta del comercio como la actividad económica principal de la industria establecida en la Provincia de Barranquilla entre otras, el acueducto, fabrica de azúcar, aceite de toda clase de frutas, mercado, alumbrado público y la fabrica de jabón pino del señor Francisco J. Palacio los que jalonaron el desarrollo socioeconómico de la Provincia de Barranquilla.




Argumentan justifican el hecho que en la Provincia de Barranquilla “no cuenta con terrenos suficientes para establecer la ganadería extensiva, ni preparación de nuevos terrenos para la siembra de papa y otra producción agrícola”.
_____________

12, Ibíd., JAB pag 94



La clase dirigente y comerciante e industrial de la Provincia de Barraquilla proponen al “Cuerpo de legisladores impuesto como es natural de suponerse, sobre todo lo relacionado con la tierra, de una medida salvadora en el sentido de proporcionar a los Distritos aquellas tierras mas propias para establecer crías de ganado i que en la actualidad muchas de ellos se encuentran en poder de los agraciados o favorecidos que poseen los que hoy se llama resguardo de indígenas , debido a la cesión que los terrenos hizo Fernando VII” 13

La clase política de la Provincia de Barranquilla justifica la petición argumentando “aparte de la inconstitucionalidad que envuelve las disposiciones establecidas en ese sentido, hai el abuso de que las personas pudientes en los Distritos hacen de esos terrenos teniendo en apoyo de sus elucubraciones la necesidad e ignorancia de la jentes que las poseen” 14


La parte final del documento petitorio hace énfasis en el objetivo primitivo de la ley que cede a los indígenas los terrenos para su elaboración, cuidado, desarrollo y que pasada la revolución de la independencia, el Congreso Granadino no expidió una ley acertando el propuesto de la ley española sino a repartir los terrenos prometidos. En ese sentido consideran que “Simón Bolívar por no efectuar el reparto i de allí ha venido que arbitrariamente los agraciados tomen los terrenos a bien que tuvieran, es pues necesario que el cuerpo legislativo expedia una lei que señale a los propietarios que tenga los titulos del caso la magnitud de los terrenos, i n caso de que no existan los titulos de propiedad de la lei ordena deja a las municipalidades respectivas el uso de los terrenos ya conocidos con el nombre de resguardos de indígenas” 15

Lo paradójico del caso es que uno de los personajes de la diligencia política comercial e industrial era uno de los hermanos Palacio Vargas, militar de provincia.

No sabemos que efecto positivo produjo en el cuerpo legislativo del gobierno de Cartagena la petición o propuesta del gremio de comerciantes e industriales de la èlite política de la Provincia de Barraquilla; lo cierto, se inició la disolución de vacante las tierras del resguardo indígena de Tubará y una década después éstos fueron declarados tierras vacantes por el juez primero del circuito de la Provincia de Barraquilla y puesto en subasta publica para el remate al mejor postor. Cabe destacar que el Juez de Barranquilla era GREGORIO PALACIO VARGAS, hermano de MANUEL MARIA PALACIO VARGAS, quien a la postre aparece como comprador.

La Vacancia y compra de los terrenos del resguardo indígena de Tubará la hicieron dolosamente (Ley 89 de 1.890) los hermanos Palacio Vargas y vendieron posteriormente al Distrito Municipal de Tubará por cuatrocientos pesos oro y se reservaron el uso y derecho del subsuelo de los terrenos del Resguardo por que ya habían descubierto petróleo y minería.

___________________________
13. Diario de Bolívar, Informe del gobernador al presidente del Estado Soberano de Bolívar, enciso III 189, folio 1.391, agosto 1.878 No 1.956
14. Ibíd., folio 1.391
15, Ibíd., folio 1.391



DIGNO SANTIAGO GERONIMO
Gobernador Mayor Indígena Moakana del
Departamento del Atlántico
C.C.No. 3.775.013 de Juaruco-Tubará

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada